viernes, 6 de julio de 2007

Modelos y Técnicas de Supervisión





El presente trabajo es un reporte con la información localizada en libros, y páginas de Internet acerca de las funciones que realiza un supervisor en siete diferentes países, tales como Francia, Italia, Grecia, Portugal, Alemania, Suiza, y República Checa.


En Francia

En Francia hay varios niveles de inspección y la visita está considerada como una de las actividades ordinarias de los inspectores. Disponen los inspectores de profesores colaboradores para auxiliarlos en sus oficinas.
Para cumplir con el ejercicio de sus funciones, el inspector puede:
a) Asistir, acompañado del director a las exposiciones de los profesores, examinar los ejercicios que proponen, interrogar a los alumnos, analizar los trabajos y documentos, etc.
b) Conocer las programaciones didácticas de los profesores, los horarios de clases y de cursos, comprobar la marcha general del colegio desde el punto de vista del nivel alcanzado por los alumnos en sus estudios, del uso que se hace del material didáctico, de las bibliotecas, de la calidad de los métodos empleados, de la capacitación profesional de los profesores y personal sujeto a su inspección.
c) Hacer recomendaciones por escrito y dar consejos útiles para mejorar la marcha de la institución.
d) Evaluar los centros de enseñanza facilitando la información a las autoridades académicas y al mismo centro.
e) Evaluar al profesorado como requisito imprescindible para su promoción.

Como resultado de las visitas, los inspectores emiten informes que repercuten en la promoción de los profesores pues tienen consecuencias administrativas. Esta función exige que la evaluación que hacen de los docentes sea continuada y que esté muy arraigada la visita en el sistema francés, de tal forma que a veces la solicitan los propios profesores. En los centros subvencionados franceses, por la misión que a la inspección le ha fiado la Ley del Pacto Escolar, ésta verifica si la escuela o sección está conforme con las disposiciones reglamentarias y si los estudios alcanzan un nivel aceptable. Los inspectores observan la programación, el horario, la adecuación del conjunto de opciones ofertadas en las enseñanzas, el equipamiento, etc., todo lo cual se tiene muy en cuenta a la hora de otorgar la subvención.

En Italia
En Italia la Ley de 27 de diciembre de 1989 (no. 417), que natura el cuerpo único de inspectores técnicos, se les encomienda entre sus funciones la “asistencia técnico –didáctica a las instituciones escolares”.
En función de los conocimientos que los inspectores adquieren en su constante relación con los centros escolares, son los llamados a modernizar los soportes didácticos, a reducir los costos y mejorar la eficiencia. Así mismo, las funciones de comprobación atribuida a los inspectores técnicos periféricos requieren una constante relación con los servicios educativos y atañen todos a situaciones específicas y casos individuales relativos tanto al personal docente como al funcionamiento de las instituciones escolares y a las verificaciones generales y controles sobre las mismas instituciones.
Hay que tener en cuenta que en Italia el cuerpo de inspectores no tiene la competencia de evaluar a los profesores, sino unas Comisiones nombradas para la evaluación que cada centro elige. Los casos que llegan a la Inspección son aquellos en los que se presenta alguna reclamación o existe litio entre la Comisión y el profesor.
Aparte de las visitas, los inspectores italianos realizan actividades de grupo con los profesores con objeto de intercambiar experiencias y lanzar y recoger iniciativas. Se reúnen en los locales escolares y a estas reuniones, cuando su importancia lo aconseja, asisten los inspectores centrales con el fin de coordinar, a nivel nacional, las actividades que se crean generalizables.

En Grecia

En Grecia en1982 se sustituyeron los inspectores por asesores escolares con objeto de impulsar un nuevo estilo al profesorado y mejorar la calidad de la educación ya que la Inspección se centraba casi exclusivamente en aspectos burocráticos y administrativo; su papel consiste precisamente en ayudar a los profesores a renovar sus métodos y a conseguir más eficacia en su trabajo.
Los asesores escolares se ocupan del perfeccionamiento de los profesores y cooperan en la planificación y coordinación de las enseñanzas de los distintos niveles educativos.
Están muy en contacto con las escuelas con visitas frecuentes y detenidas; se suelen presentar en las clases, observan el trabajo de profesores y alumnos y elaboran informes que trasladan a los profesores afectados con objeto de que tengan en cuenta las observaciones que le hacen para mejorar los métodos que aplican y el rendimiento de los alumnos.
La práctica de la evaluación de centros y profesores no es competencia de los asesores y en Grecia todavía no se ha introducido. Con sus funciones, los asesores escolares griegos están cumpliendo en parte con el papel que la Inspección desempeñaba.

En Portugal

“La inspección es una institución que posee competencias en los ámbitos de la educación y control del rendimiento de los sistemas educativos, incluyendo la presentación de servicios de soporte técnico a escuelas y la salvaguarda en la equidad en lo que respecta a los derechos educativos” Clímaco, Ma do C.: 2001,118).
La inspección portuguesa lleva a cabo la evaluación integral de cada centro escolar; es decir, la evaluación externa del centro en su conjunto, teniendo en cuenta tanto los aspectos pedagógicos como administrativos: organización y gobierno de la escuela, utilización de recursos, procesos de enseñanza-aprendizaje, clima del centro y resultados de los alumnos. Esto lleva a los inspectores de educación a tener estancias muy detenidas en los centros, para prestar la debida atención a aspectos tan complejos.
Al mismo tiempo, la Inspección impulsa la autoevaluación de los centros solicitándoles informes sobre su contexto y resultados; esta información, tanto cuantitativa como cualitativa, les sirve de base a la Inspección para realizar la externa que tiene encomendada.
Cada visita de inspección termina con un informe que se comenta con el director del centro y con los profesores a los que afecta.
Estos informes tienen carácter descriptivo y valorativo e incluyen recomendaciones que los directivos deben tener en cuenta y que los inspectores comprueban en las visitas siguientes.
Como se sabe, la Inspección portuguesa extiende su acción a los centros universitarios (Universidades y Escuelas Técnicas), pues es una inspección única para todo el sistema educativo, y en estos centros actúa por medio de auditorias generales para comprobar su organización y funcionamiento. Terminan las auditorias con unos informas sobre la calidad de estas instituciones y con las recomendaciones que deben aplicarse.


En Alemania
El Federalismo Alemán y su organización estatal en 16 Lánder, hace que no se hable de un sistema único de actuación de los inspectores pero sí, sobre los rasgos generales por lo que respecta a las visitas. Los inspectores alemanas sólo se ocupan de los aspectos pedagógicos de las enseñanzas (perfeccionamiento del profesorado, currículo) no teniendo entre sus funciones los aspectos relacionados con la planificación o dotación de los centros. Por lo demás la Inspección actúa como inspección de los centros (aspectos generales: disciplina, asuntos disciplinarios del profesorado, organización, horarios, etc.) por una parte, y como inspección de las distintas asignaturas (asesoría y ayuda técnica, currículo, introducción de nuevos estilos y métodos, etc.), por otra; esta distinción da a las visitas de unos y otros carácter muy diferente.


En Suiza
Las numerosas tareas administrativas que a la inspección le incumben, hacen que no puedan visitar los centros con frecuencia. Cuando todo marcha bien en un colegio, el inspector puede retrasar sus visitas y sólo hacer una cada cuatro años. Como se sabe, en este país la función pública no es fija, aunque lo habitual sea que cuando pasa el periodo de un nombramiento, a los cuatro años, se vuelva a prorrogar éste. Para la prórroga de los nombramientos de profesores influye mucho el informe de la inspección que con ese motivo hace visitas muy detenidas. Lo normal es que se realice una visita por año, porque siempre hay algún motivo que la requiere, entonces suelen seguir de cerca la clase o al profesor que tiene problemas. Para hacernos una idea del trabajo pedagógico del inspector suizo, veamos algunos puntos del reglamento de la Inspección:
Art. 16 El inspector vela porque la escuela cumpla, en el dominio de la educación e instrucción, la misión que le asigna la ley y el plan de estudios.
Art. 17 Visitar tan a menudo como le sea posible las escuelas y casa de educación de su departamento (…) Estas visitas deben contribuir eficazmente a la buena marcha del establecimiento.
Una cita que resume muy bien todo lo referente a las visitas de inspección en este país:
“en muchos sistemas escolares, el director o el inspector está encargados, como lo sugiere su función, de asegurar que los maestros se atienen a la norma. En la práctica este control dista mucho de ser tan permanente como pudiera pensarse. En Ginebra, al menos, es raro que un inspector entre de improviso en una clase para presenciar una lección, controlar el diario de clase, el registro del maestro, examinar las últimas pruebas o los cuadernos de los alumnos, o interrogar a algunos de ellos. En un principio, las visitas se anuncian y se centran sobre docentes que todavía no hayan sido nombrados o sean nuevos en la circunscripción; o sobre aquellos que, por una u otra razón, hayan sido objeto de quejas o se hallen en conflicto con la Administración escolar. Par la mayoría de los docentes, el control ejercido por el inspector no es tal que permita, por sí solo, detectar cualquier exceso de severidad o de laxitud respecto alas exigencias o derivaciones en relación con el programa. Pero el ilimitado número de visitas que un inspector pueda hacer a un docente en el transcurso de su carrera, su carácter rápido y poco ritual y la posibilidad de prepararse para ella no debe crear la ilusión de que el control no exista: aunque el inspector no ejerce un control sistemático, los docentes piensan que a menudo bastará con un rumor, una cuestión o protesta de algunos padres, algún propósito perverso de algún compañero o una prueba desastrosa para que el inspector esté alerta y acuda a ver más de cerca lo que ocurre en la clase. Aunque, de hecho, esto sea raro, la simple posibilidad de que se produzca ese control y sus previsibles consecuencias basta para que el maestro no quiera correr riesgos” (Perrenoud, Ph.: 1990.171).


En Repúblic
a Checa
Sistema educativo La República Checa está en plena reforma de su sistema educativo, con una nueva Ley de Educación, aprobada en septiembre de 2004 y en vigor desde 1 de enero de 2005. Los niveles educativos son los siguientes:
Educación infantil (Mateřská škola), en la que se escolarizan alumnos de 3 a 6 años. También existen centros donde se escolarizan alumnos del periodo 0-3 años (Jesle), si bien la escasez de estos últimos obliga a que en la Mateřská škola también se admitan alumnos menores de 3 años.
Educación obligatoria (Základní škola), de 9 años de duración (de los 6 a los 15 años cumplidos) que integra los niveles de E. Primaria (primera etapa, de 5 años de duración) y la E. Secundaria Elemental (segunda etapa, de 4 años de duración). Los alumnos que no superan este nivel tienen la opción de cursar una enseñanza profesional inicial denominada Učiliště, que los prepara para el desempeño de un puesto de trabajo de nivel de cualificación elemental.
Educación Secundaria Superior, de duración variable, que puede ser General o Profesional; la General dura 4 años y se denomina Úplné stžední vzdělání (tras la que los alumnos han de superar una prueba de llamada Maturitní zkouška), mientras que la Profesional puede consistir en dos niveles: Stžední odborné vzdělání (de 2 ó 3 años de duración, tras la que los alumnos han de superar una prueba final denominada Závěrečná zkouška) y Úplné stžední odborné vzdělání (tras la que obtienen también el Maturitní zkouška). Este diploma Maturitní zkouška permite al alumno solicitar la admisión en centros de educación post-secundaria superior, cualquiera que haya sido el itinerario por el que se obtuvo, si bien los que provienen de la enseñanza profesional pueden ser admitidos sólo en determinado tipo de especialidades superiores, fundamentalmente técnicas y relacionadas con la administración de empresas. En cambio, los poseedores de un Závěrečná zkouška han de cursar unos estudios complementarios denominados Nástavbové studium que, a su finalización, permiten presentarse a una prueba para la obtención del Maturitní zkouška. Los estudios de E. Secundaria pueden ser cursados de forma completa (la elemental y la superior), en los centros que imparten la Secundaria Superior, denominados Gymnázium; los alumnos de la Základní škola pueden optar por cursarlos en ellos tras finalizar la primera etapa de 5 años o tras la finalización del 7º año.
Enseñanzas Profesionales terciarias (que se imparten en las Vyšší odborné školy), que han sido reguladas con carácter general desde 1995 y forman profesionales de alta cualificación y que, por lo general, tienen una duración de 2 ó 3 años, salvo las especialidades sanitarias, que duran 3,5 años. A este tipo de estudios pertenecen también las enseñanzas artísticas, que se cursan en los centros denominados Konzervatože.
Enseñanza Superior (que se cursa en centros denominados Vysoké školy), de duración variable y que proporciona títulos de diplomado, licenciado y doctor. Aunque no todos los centros tienen en su denominación la calificación de universitarios, sí que todos tienen esta consideración.
Distribución de competencias.
La República Checa está formada por 14 regiones que asumieron sus competencias en 2003. A nivel nacional el Ministerio de Educación, Juventud y Deportes (Ministerstvo školství, mládeže a tělovýchovy) establece la política educativa y las estrategias para el funcionamiento y desarrollo del sistema educativo del Estado. Las competencias educativas han sido parcialmente descentralizadas hacia las regiones, sobre todo en lo que respecta a la titularidad de los centros y a la cofinanciación del sistema.
El Ministerio establece los objetivos a largo plazo del sistema educativo y el marco legislativo, mientras que las regiones, con absoluto respeto a dicho marco y consensuándolas con responsables del Ministerio, establecen sus propias políticas, informando anualmente al legislativo estatal. Asimismo, el Ministerio regula y controla todos los centros e instituciones educativas, tanto en los aspectos curriculares como administrativos, supervisando el sistema educativo en su conjunto.
La financiación del sistema es controlada y ejecutada también por el Ministerio de Educación, Juventud y Deportes, que aporta a los centros gestionados por las regiones y, a través de éstas, a los gestionados por los ayuntamientos, los costes directos de la enseñanza (salarios y libros de texto). También regula los criterios de selección del personal docente, los directores de los centros y los inspectores, así como su formación permanente. Las regiones ejercen, de forma generalizada, competencias delegadas del Estado, pudiendo establecer, además, sus propias redes educativas para complementar la estatal, que han de ser cofinanciadas con fondos regionales, aportando el Ministerio gran parte del presupuesto (costos directos). En general, las regiones actúan como autoridades supervisoras de las actuaciones educativas de las municipalidades (que gestionan los centros de E. Infantil y el periodo obligatorio) y como gestores del resto de las enseñanzas, excluidas las universitarias.
Las municipalidades tienen asignada la competencia de la gestión y mantenimiento de los centros de E. Infantil (Mateřská škola) y de los centros que imparten el periodo de educación obligatoria (Základní škola). Pueden crear también centros de E. Secundaria y de enseñanza profesional, si son autorizadas para ello por las autoridades educativas regionales. Designan a los directores de los centros de E. Infantil y Obligatoria, nombramientos que han de ser aprobados por las autoridades regionales, las cuales también financian estos centros.
El periodo de escolarización obligatoria dura 9 años, desde los 6 a los 15 de edad de los alumnos, realizándose, generalmente, en un solo tipo de centro, denominado Základní škola.

La titularidad de los centros es, mayoritariamente, pública en casi todos los niveles, salvo en la enseñanza profesional terciaria y en la universitaria. La E. Infantil es, en un 99% de titularidad municipal, así como la E. Obligatoria. La E. Secundaria Superior es de titularidad regional y estatal en un 83%, mientras que en la enseñanza profesional terciaria y en la universitaria la titularidad privada alcanza el 50%.

Tipo de inspección del sistema:
Las tareas de supervisión y control del sistema están encomendados a la Inspección de Educación Checa (Česká školní inspekce), que está compuesta por dos perfiles profesionales distintos. Los Inspectores de Educación propiamente dichos (Školní inspectori) y los que podríamos denominar Inspectores de Servicios (Kontrolní pracovníci). Los primeros llevan a cabo la supervisión y evaluación de los centros desde el punto de vista pedagógico, mientras que los segundos realizan el control legal desde el punto de vista administrativo, higiénico-sanitario y de seguridad en el trabajo. En total, el número de ambos profesionales en el curso escolar 2003-2004 era de alrededor de 300.

Dependencia de la Inspección:
La Inspección de Educación depende del Ministerio de Educación, Juventud y Deportes (Ministerstvo školství, mládeže a tělovýchovy), que nombra al Jefe de la misma (Ústřední školní inspector), del que dependen las 14 Inspecciones Regionales, a cuyo frente hay un Jefe Regional y están compuestas por un número variable de školní inspectori y kontrolní pracovníci, en función de la carga de trabajo existente.

Acceso:
Los requisitos de acceso al puesto son distintos para cada uno de los dos perfiles existentes. Para ambos la selección se realiza mediante un procedimiento similar a una oposición, si bien los requisitos para los Školní inspectori son la posesión de una titulación universitaria, experiencia docente durante, al menos, 5 años, experiencia en puestos directivos y conocimientos de legislación educativa, organización de centros y didáctica. Por su parte, los Kontrolní pracovníci han de poseer una titulación en derecho o economía, tener una experiencia de, al menos, 5 años en administración pública o educativa, conocimiento de la legislación educativa y de procedimientos organizativos y de control de organizaciones

Modelo de intervención:
La Inspección checa trabaja siempre en equipos, compuestos por un número variable de funcionarios de los dos tipos de perfiles profesionales citados, que intervienen en todos los centros, salvo en los de enseñanza superior, cualquiera que sea su titularidad. En función del tipo de centro en el que se intervenga o de la materia analizada, cada equipo es coordinado por un inspector determinado, el considerado más experto; es decir, la coordinación no es permanente. La Inspección supervisa los aspectos pedagógicos, los resultados académicos de los alumnos, las condiciones materiales, técnicas y de personal de los centros, la gestión económica de los mismos, el cumplimiento de las regulaciones legales de cada nivel educativo y de organización de los centros y, en función de los resultados obtenidos de sus análisis, elabora un informe sobre la situación general del sistema educativo.

Bibliografía
Libro
La Visita de Inspección
Eduardo Soler Fiérrez
Editorial La Muralla, S. A.
España

Avances en Supervisión Educativa
Revista de la Asociación de Inspectores de Educación de España
Juan Antonio Gómez Marín, Murcia
http://www.adide.org/revista/index.php?option=com_content&task=view&id=29&Itemid=30